Qué no puedes hacer en una boda

Tanto si te vas a casar como si vas a ir alguna boda en los próximos meses no está de más que sepas que, en un día de tantísima socialización, es muy fácil meter la pata. Si bien es normal cometer errores o hacer o decir cosas que quizás no haríamos o diríamos en otro contexto, es importante saber qué no debemos hacer si no queremos arrepentirnos durante mucho tiempo.

Errores que no debemos cometer en una boda

Además de no ir vestido como un payaso o como en una pasarela, llamando la atención en exceso y eclipsando a los novios, tampoco es recomendable abrir la boca en el momento ‘que hable ahora o calle para siempre’ ni pasarse con las bebidas espirituosas antes, durante o después de la ceremonia si no queremos ser los hazmerreír del evento.

En el caso de que se nos haya encomendado la labor de leer algo y no se nos proporciona, debemos ser conscientes de que más de 3 minutos se hace pesado, de que no debemos pasarnos de graciosos y de que improvisar no suele salir muy bien. Puedes cagarla, y mucho, si te pasas contando intimidades tuyas con alguno de los novios en público, si mentas a un o una ex o si devuelves al presente pasajes que no toca sacar ese día.

No está de más recordar que, durante la ceremonia, es importante no colocarse en una zona en la que bloqueemos el paso o la vista al resto de asistentes. Algo especialmente importante para aquellos que son altos o tienen previsto llevar cosas a los novios o hacer fotos o vídeos durante la ceremonia.

De igual forma, deberemos colocar el móvil en silencio durante toda la ceremonia y también durante el banquete y evitar coger el teléfono para responder asuntos laborales durante un día que está reservado a pasarlo bien junto a los novios y su gente. Nada da más rabia que estar con un ‘coge llamadas’ en una celebración distendida.

Aunque parezca evidente, debemos evitar aparecer en las fotos familiares y, claro está, intentar coquetear con alguno de los novios o con personas que han acudido con pareja o solas estando comprometidas. Aunque a determinadas horas no lo parezca, es un día en el que hay que mantener las formas o, al menos, los códigos sociales más básicos.

En el capítulo de la vestimenta, más allá de no vestir dando la nota, debemos evitar, en el caso de ellas, optar por vestidos demasiado cortos si son en verano o complementos demasiado extravagantes o excesivos y en el caso de ellos optar por vaqueros o zapatillas.

Si bien es bonito y casi necesario hacer fotos para recordar el momento y compartirlas con el novio y tus familiares, debemos evitar convertirnos en el paparazzi que todo lo graba y todo lo comparte a cada segundo. Máxime si se producen momento embarazosos o cuando se ha abierto la barra libre y pocos son los que parecían ser al llegar a la ceremonia.

Una de las peores maneras de salir de una boda es echando una bomba de humo. Marcharse de los primeros o sin despedirse del personal es la peor forma de acabar una celebración. Como mínimo, dígnate a despedirte de los novios y de la gente a la que conoces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *