¿Cuánto cuesta organizar una boda?

Si estás leyendo estas líneas, una de de dos: o eres un curioso o estás pensando en casarte, aunque sea a medio o largo plazo. Si este último es tu caso y acudes a esta entrada en busca de un presupuesto medio para organizar una boda, toma buena nota sobre los gastos medios a los que todos los novios deben enfrentarse y coge la calculadora para que puedas empezar a hacer número de verdad y empezar a organizar el día más importante de vuestras vidas.

Presupuesto de una boda en España en 2019

El precio medio de una boda en España para 120 invitados en 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística, ronda los 20.000 euros de media. Una cantidad que podrá aumentar en el caso de las grandes capitales y que podrá reducirse notablemente en el caso de que optemos por una boda en un municipio menor.

Por Comunidades, según datos del INE, no hay nada más caro que casarse en Castilla-La Mancha -seguida de Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana- donde el precio global del sí quiero asciende a 32.000 €. En el lado opuesto de la balanza encontramos las Islas Canarias o Extremadura, donde casarse tiene un coste medio de 12.500 €.

En cuanto a los gatos por menú y comensal, la media actual se sitúa cerca de los 120 euros, una cantidad que variará notablemente en función del lugar, de si hay barra libre, de cómo sea esta, de cuánto dure y de los extras que deseemos meter en el menú. Y es que si añadimos un DJ y una barra libre de al menos cuatro horas deberemos agregar a esta cuenta, alrededor de otros 1.000 euros, si no caemos en marcas blancas.

También hace moverse mucho el gasto total la temporada en la que decidáis casaros. Por ejemplo, si decides casarte en diciembre, enero y febrero podrás ahorrarte hasta un 20% y si, además, lo haces en viernes, te ahorrarás un 10% más que si lo haces un sábado.

En la partida de gastos no puede faltar la partida destinada al traje. Aquí encontramos una horquilla que se mueve entre los 500 y 1.000 euros de media, tanto para ellos como para ellas, siendo el de ellos, habitualmente, el que se acerca más a la horquilla inferior y el de ellas a la superior.

En relación al viaje de novios, este suele resultar el segundo gasto más importante, ya que según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) es harto complicado encontrar viajes de al menos una semana en destinos de descanso internacionales por menos de 1.150€ por pareja.

En función de los deseos de los novios y de las modificaciones o extras que quieran realizar a los ‘patrones’ planteados por los organizadores del espacio en el que va a tener lugar el convite podremos subir el montante final casi hasta lo que nos queramos gastar. Dicho esto, si optas por una boda en Extremadura o Canarias, un viernes de en diciembre o enero y por un menú económico y un traje modesto, podemos llegar a conseguir una boda por bastante menos de 10.000 euros.

Regalar un viaje, el otro regalo de boda para novios

El dinero se gasta y las experiencias permanecen. Una máxima tan real que cada vez son más los invitados a las bodas -sobre todos los más allegados a la pareja- que, una vez costeado el cubierto, se unen para regalar experiencias que van más allá del alivio económico que supone ver cómo arriban los ingresos a la cuenta de los novios.

Dentro de las experiencias encontramos multitud de posibilidades. Estas van desde actividades de aventura junto a los novios, cenas familiares o de amigos en restaurantes de postín, cenas en restaurantes con Estrella Michelín para la pareja y, sobre todo, los que más popularidad empiezan a ganar entre los invitados a los distintos eventos nupciales que tienen lugar estos días en toda España: los viajes.

Viajes que pueden ser escapadas -la alternativa ideal a aquellos invitados que queriendo regalar este tipo de experiencias no están en condiciones económicas de ir más allá- o que pueden acabar convirtiéndose en el regalo del mismísimo viaje de novios o Luna de Miel, a menudo regalada por padres, hermanos o padrinos de los novios.

En medio de estas dos posibilidades, un sinfín de opciones entre las que destacan la visita a parques naturales, capitales regionales poco conocidas en Europa y, últimamente, también los viajes a Moscú, una capital muy poco conocida por los turistas españoles y que sorprende a todos y cada uno de los viajeros que la pisan durante unos días.

De ahí que cada vez sean más las agencias especializadas que se encargan de elaborar tours para recién casados, parejas o familias que se dejan caer por la actual capital de la Federación Rusa y que fuera la capital de la extinta URSS dejando multitud de rincones históricos que no dejan indiferente a quienes los aprecian.

Si a esto le sumamos una arquitectura completamente distinta a la que podemos encontrar en cualquier otra parte del mundo o una deliciosa oferta gastronómica entendemos por qué Muscú empieza a convertirse en uno de los destinos preferidos -sobre todo en esta época del año- para muchos españoles. Aquí un ejemplo de lo mucho que ver y hacer en la capital rusa:

Qué ver y hacer en Moscú

Plaza Roja: visitar el Kremlin, las Galerías Gum, la Catedral de San Basilio, el Mausoleo de Lenin, el Museo Estatal de Historia de Rusia, la Catedral de Kazán y el Monumento a Minin y a Pozharsky.

Tour por el metro

La Plaza de las Catedrales

El Cañón Zar Pushka

La Campana del Zar

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

Galerías GUM

Mausoleo Lenin

Catedral de San Basilio

Tumba del Soldado Desconocido

El Museo de la Armería

El Fondo de Diamantes

Escultura del Príncipe Vladímir

Catedral de Cristo Salvador

Monumento Pedro I El Grande

Teatro Bolshói

Calle Tverskaya

Calle Arbat

Ministerio de Asuntos Exteriores

Estaciones de metro de Moscú:

Arbatskaya
Kiyevskaya
Novoslobodskaya
Porspekt Mira
Komsomolskaya
Kurskaya
Ploschad Revolyutsii
Park Kultury

Convento y Cementerio de Novodevichy

Universidad de Moscú y Sparrow Hills

Moscuw City

Parque de Kolomenskoye

Museo de la Cosmonáutica

Perderse por todas las calles del centro y disfrutar de su maravillosa y desconocida gastronomía

Detalles de boda de lujo: de joyas a relojes

De igual forma que todos los novios no son iguales, todas las bodas tampoco lo son. Estas van acorde a la personalidad de los novios, sus gustos y sus posibilidades, lo que abre las opciones de cara a conseguir una ceremonia y un convite y fiesta posterior personalizados enorme.

Si bien hasta ahora la mayoría de parejas se centraba en convertir a su imagen y semejanza tanto la ceremonia como la celebración, cada vez son más los novios que están mimando cada uno de los millones de detalles que acompañan al que debe ser uno de los días más importantes de su vida.

De ahí que cada vez más novios que están planeando su paso por el altar empiecen a imprimir sus deseos desde el momento en el que comunican a sus seres queridos que se van a casar, habitualmente realizado a través de una invitación física pero cada vez más a través de vídeos o de fiestas en las que se anuncia a bombo y platillo el ‘sí quiero’, hasta las celebraciones aniversario de las bodas, cada vez más comunes entre distintos tipos de parejas.

Uno de esos momentos en el que los novios tienen la oportunidad de regalar un trocito de ellos para siempre en forma de agradecimiento a los asistentes a su día D es el de la entrega del detalle de boda. Estos, como comentábamos antes, dependen ya no solo de la personalidad de los novios, sino también de sus posibilidades. De ahí que algunas parejas, las que disponen de un mayor presupuesto para el día que tiene que ser el más feliz de sus vidas, decidan entregar un recuerdo inolvidable.

Estos pueden ir desde regalos personalizados de todo tipo que nunca fallan, hasta piezas tan especiales como lo son las cadenas, sortijas o colgantes de plata con el motivo del regalo tallado sobre el detalle. Unos regalos que, a menudo, se reservan para los testigos y familiares más cercanos.

Amén de las joyas, cada vez más presentes en las bodas de postín, otro de los regalos que se vienen haciendo a estas personas a las que queremos agradecer su cercanía en nuestro día a día, son los relojes, por ejemplo viceroy, tanto para ellos como para ellas en un obsequio de distinción que nunca se olvida y con los que dejar boquiabiertos a vuestros seres más queridos.

Más allá de los detalles de boda, muchos novios escogen las joyas y los relojes como detalle de agradecimiento a sus padres y hermanos en un gesto inolvidable y con el que mostrar cuán necesarios son y cuánto los queremos. Y es que pocos objetos son capaces de contar tanto como las joyas y los relojes, sobre todo cuando estos están regalados con amor.

Joyas y relojes en bautizos y comuniones

Cabe destacar que el regalo de joyas y relojes de recuerdo a los más allegados a los protagonistas del evento no se limita a las bodas, siendo cada vez más recurrente en bautizos y comuniones. Y es que la mentalidad, tiende cada vez más a aquello de que, si se puede, nada mejor que ir un paso más allá en nuestras muestras de afecto.

Consejos a tener en cuenta antes de preparar una boda II

Un tiempo después de lanzar nuestro primer post con consejos a tener en cuenta a la hora de preparar tu boda, seguimos recopilando algunos de los que nos habéis mandado los que ya habéis pasado por este proceso y que, a buen seguro, te ayudarán a saber qué te espera desde que empieces a organizarla y hasta que llegue el día ‘D’.

Prepárate para las ausencias

Dicen las estadísticas que uno de cada cuatro invitados a tu boda no acabarán asistiendo. Las principales razones suelen ser las cuestiones económicas, los asuntos laborales, la distancia, las obligaciones familiares o los problemas económicos. De ahí que, al menos un mes antes, debes haberte puesto en contacto con todos tus invitados para que confirmen su presencia. Solo así sabrás el número exacto de comensales para ajustar al máximo tu presupuesto para el banquete.

Cuenta con un incremento del 10% de tu presupuesto de entrada

Haz bien los números y repásalos varias veces con los proveedores. No contrates proveedores sin tener la fecha del convite confirmada y haz una lista priorizando dónde quieres gastar más: traje de boda, detalles para invitados, el menú, la música, las flores, el fotógrafo y, una vez hayas jerarquizado todo, cuenta con que este se incrementará una media del 10% respecto al que tenías pensado antes de mirarlo todo. Si quieres que no se vaya demasiado elimina las partidas menos importantes o reduce un poco las más costosas

La elección del vestido

Mira mucho por internet, pero sobre todo en persona, y pruébatelo todo acompañada de personas de máxima confianza que tengas claro no te van a bailar el agua y que te van a decir, de verdad, cuál te sienta mejor. No obstante, nadie mejor que tú conoce tu cuerpo, qué te sienta mejor, qué te resulta más cómodo y cuánto quieres que cuente la opinión del resto.

Una semana antes

A siete días vista del gran día, debes empezar a relajarte. Después de muchos meses de máximo estrés es recomendable que aumentes las horas de sueño, que disfrutes de no hacer nada y de ir cogiendo fuerzas para llegar descansada y en tu mejor versión física y anímica al día de tu boda. Si puedes, hazte algún tratamiento de belleza durante esa semana previa como un blanqueamiento dental, algún tratamiento facial y algún masaje.

Lo que no podrás evitar es, durante algún momento, chequear que los proveedores tienen el planning, que los participantes están al tanto de lo que deben hacer y que los discursos están ensayados.

El día de la boda

Dile a algún familiar cercano que trate de chequear por ti que todos los invitados tienen constancia del día y la hora de la boda, de los horarios de los autobuses y de dónde los recogerán y dónde los dejarán para que nadie falte. Llegado este día, levántate tranquil@, relájate tomando un baño y come algo suave para no hincharte y que no siente mal.

Es tu día y es el momento de disfrutar, por lo que deja aparcado el móvil y limítate a llegar en tiempo y forma a lo que dicta el cronograma. Si has contratado un wedding planner ponte en sus manos y déjate llevar.

Consejos para conseguir unas fotos de boda perfectas

Uno de los días que nunca se olvidan de la memoria es el día de la boda. Un día que se comienza preparando una media de un año antes y que tiene el culmen en el día D a la hora H cuando los novios se ven, por fin, con sus trajes de boda, dispuestos a dar el «sí quiero» como inicio de una fiesta inolvidable y de una nueva vida juntos.

No obstante, la memoria tiene sus altibajos y, si queremos contar con un recuerdo que dure más allá de la memoria de cualquiera y perdure en el tiempo, debemos contar con un equipo profesional de fotógrafos capaces de registrar las mejores imágenes de es fecha que los novios llevarán grabadas en sus mentes el resto de sus días.

Sea como fuere, y tal y como recuerdan los mejores wedding planner del panorama internacional, es recomendable que, tanto si las va a hacer alguien de tu confianza, como si te vas a encargar de guiar al profesional en aquello que tienes en mente, tengas presente una serie de consejos como los que te indicamos a continuación y que vienen firmados por algunos de los mejores fotógrafos de boda del mundo.

Consejos para las fotos de boda

Elige fotógrafos con experiencia

Si puedes permitírtelo no lo dudes y contrata un fotógrafo especializado en bodas del que hayas visto ya trabajos anteriormente y te hayas enamorado. Si has estado ojeando sus negativos sabrás qué estilo tiene, qué fotos puede replicar con vosotros y, por tanto, apostar a caballo ganador.

Piensa bien en las fotos de exteriores

Si todavía falta tiempo para la sesión de fotos piensa bien qué lugar no excesivamente lejano de donde vives podéis hacerlos las fotos de boda. Algo especialmente importante si el fotógrafo no es de la zona, ya que en este caso no te podrá recomendar. Tip: No hay mejor luz para sacar fotos que las del atardecer.

Planos detalle

Una tendencia que parece ir a más en los últimos años es mezclar las fotos generales con planos amplios con mucha gente o donde se vea el contexto general con la gente disfrutando al natural de la fiesta con otros planos detalle de las manos de los novios cogidas, de la boca en el momento del ‘sí quiero’, de la complicidad de los padrinos y otros momentos que queremos inmortalizar.

Crea un hashtag para recopilar todas las fotos de los invitados

A menudo son los invitados los que consiguen las mejores fotos o, como mínimo, unas distintas, menos profesionales pero igualmente memorables, que queremos conservar. Si creamos con anterioridad a la fecha del enlace un hashtag a utilizar durante ese día podremos recuperar un montón de fotos que, a buen seguro, queremos conservar en el álbum de nuestra boda.

Apuesta por un photocall

Otra de las modas que más tirón tienen y que sirven para hacerse fotos divertidas con todos los invitados de manera individualizada y grupal es un Photocall. Los escenarios que se pueden crear son casi infinitos. Desde los más básicos con un cartón simulando una foto de Instagram hasta escenarios creados con muebles viejos reciclados sobre el césped que dejarán unas preciosas fotos al atardecer.

Los complementos clave para el novio el día de la boda

Mucho se ha escrito sobre los complementos de novia y muy poco sobre los que marcan la diferencia en los novios en el que es el día más importante de sus vidas. Si bien son menos que los que completan el look de las novias, lo cierto es que estos accesorios resultan imprescindibles para redondear cualquier tipo de puesta en escena. Vamos a verlos.

Accesorios imprescindibles para los novios el día de la boda

La corbata

El complemento que sitúa alrededor del cuello del novio es un ‘must’. Lo más habitual es echar mano de una corbata, ya sea de seda u otro material, lisa, con motivos geométricos en un color o en varios colores. Menos habituales son el corbatón o la pajarita, si bien esta última viene gozando de cada vez más adeptos. Con nudo mariposa, con colores lisos o estampados es ideal para trajes, frac o chaqués.

Sea cual sea la elección, es capital recordar que este debe ir a juego con el pañuelo que coloremos en el bolsillo superior del traje escogido, así como con la flor que irá en el ojal y que dotará de color a la puesta en escena del novio.

Solo se podrá optar por un traje sin corbata, pañuelo y flor de ojal en el caso de ceremonias civiles, desenfadas, al aire libre y en lugares con climas cálidos, donde se admite incluso una camisa ligeramente desabrochada.

Los zapatos

Dice una regla no escrita que los zapatos del novio deben ser de piel oscura. El marrón es ideal para trajes azul y el negro para trajes oscuros. Los novios que opten por una boda desenfadada pueden abrir el abanico a zapatos de hebillas o un twist.

Los calcetines

Los calcetines son un accesorio más importante de lo que muchos novios creen. Ya sean lisos o estampados -con rayas o topos- es ideal combinarlos con los testigos para darle un toque divertido al enlace.

Joyas

Todo novio que se precie debe portal un reloj, unos gemelos y un alfiles en la corbata. Estas son las joyas que no pueden faltar en el look del novio. Los relojes vintage, sobre todo si se opta por chaqué o frac, los gemelos de oro o plata y el alfiler de acero son tendencia para este 2019.

En el caso de los novios que quieran salirse un poco de lo establecido pueden optar por gemelos de plata y oro y de relojes con correas de piel. Siempre que estos, claro está, estén en consonancia con el resto de un look más desenfadado del que suele ser habitual en las ceremonias tradicionales.

Por último, cabe destacar la importancia de un buen corte de pelo, elegante y acorde con el estilo del novio. Para aquellos novios que no dispongan de gran cantidad de cabello y tengan prevista su boda a un año vista, nada mejor que plantearse la opción de realizarse un injerto capilar en busca de su mejor versión para el que debería ser el día más importante de sus vidas.

Invitaciones de boda hechas a mano, tendencia en 2019

Uno de los elementos que no pueden faltar en ninguna boda que se precie son las invitaciones con las que decimos a nuestros familiares y allegados que queremos que estén presentes con nosotros el que esperamos sea el día más bonito de nuestra vidas.

El asunto de las invitaciones de boda es todo un mundo. Sobre todo en los últimos años, cuando la estética ha ido ganando terreno a lo práctico generando un desarrollo notable en la industria nupcial que nada tiene que ver con la que había cuando se casaron nuestros padres. Resulta llamativo observar cuánto han cambiado las cosas en tan poco tiempo.

Más allá de los gustos, que los hay como los colores, lo cierto es que de un tiempo a esta parte vienen triunfando las invitaciones más creativas, rompedoras y estéticamente bellas. Sobre todo aquellas en las que estas llevan un trozo de la personalidad de los novios, siendo esta una de las peticiones más habituales por los novios que van a casarse durante este año 2019. Algo que se consigue al 100% cuando se opta por realizar las invitaciones de boda a mano, independientemente de que se compre el papel, los sobres o los adornos con las que las coronamos.

Pese a lo que muchos novios creen, esto no supone un gasto mayor que si optamos por adquirirlas ya hechas echando mano de una imprenta. En función de nuestro presupuesto podemos conseguir papeles económicos, recurrir a diseños tomando ejemplos de internet y evitando tener que pasar por una imprenta en el caso de que seamos nosotros quienes las rellenemos a mano, dejando claro que hemos pensado en todos y cada uno de los invitados mientras realizábamos la invitación.

Tendencias e invitaciones temáticas hechas a mano

Lo más importante de las invitaciones nupciales es que estas te gusten. Des los materiales, hasta el diseño, pasando por los colores, la grafía y, cómo no, el estilo de las mismas. Todo esto es 100% personalizable cuando estas se realizan a mano.

En cuanto a las tendencias de este año destacan los estampados coloridos pintados con acuarelas sobre cartón y las invitaciones temáticas cuando los novios son muy fans de una serie, un grupo de música, una actividad deportiva o cualquier otro hobby. En ese caso basta con echar mano de algún dibujo, carátula, publicación original u obra artística inspirada en aquello que os une para incluirla en el diseño de la invitación.

Sea este o no tu caso, lo ideal es llegar a un acuerdo con tu pareja sobre qué os gustaría hacer y dejar volar la imaginación, hacer unas cuantas pruebas y elegir el diseño que formará parte de vuestras vidas para siempre. Una vez las tengáis, será el momento de quedar con los invitados personalmente o, en el caso de los que no puedan acercarse a recogerla, recurrir a un sistema de envío postal o buzoneo con el que asegurarse de que el reparto llega en tiempo y forma a los que se convertirán en testigos de vuestro compromiso sentimental.

Decora tu boda con cajas y elementos reciclados

Una de las decisiones más complicadas cuando se está organizando una boda es la que tiene que ver con el estilo que le queremos dar a nuestro enlace. Este no solo tiene que ser factible y ceñirse al presupuesto que se maneja, sino que debe responder a los gustos de los dos contrayentes en busca de que ambos se sientan lo más cómodos y representados posibles durante su enlace y su fiesta.

En el caso de que se decida casarse por la iglesia o en un juzgado, todo lo relacionado con la decoración del lugar del enlace no tiene sentido. Sí lo tiene si se opta por contraer matrimonio en un recinto privado, en una playa, en una montaña o en algún lugar que requiera ser decorado mínimamente para ambientar una escena que los novios no olvidarán el resto de sus vidas.

Si este último es vuestro caso, debéis saber que una de las tendencias que va a marcar los enlaces al aire libre en 2019 es la que tiene que ver con el uso de cajas de cartón a medida, palés, elementos vintaje y todo tipo de objetos de decoración rescatados que ambienten el lugar en el que os vais a dar el sí quiero.

Más allá de rescatar objetos antiguos y que tienen un significado especial para vosotros, es tendencia reutilizar objetos inservibles tales como puertas rotas, muebles que hace tiempo están cogiendo polvo en algún garaje, cuadros que no se exponen en ninguna casa o vasijas que llevan años escondidas para recolocar con gusto sobre el césped, la arena o el lugar en el que se vaya a producir el enlace.

Lo mismo sucede con el lugar en el que tendrá lugar la celebración post ceremonia. Si bien a menudo los propietarios de estos lugares no ofrecen carta blanca para la decoración de sus espacios teniéndose que ceñir a las decoraciones y objetos que ellos ofrecen, también lo es que cada vez más lugares ofrecen la posibilidad de que estos porten elementos decorativos para complementar aquellos de los que disponen. Lo que muchas parejas agradecen.

En cuanto a los estilos de boda que van a ser tendencia en 2019 y que podemos conseguir echando mano de objetos reciclados o que estén en condiciones de ser reutilizados son el industrial, muy dado a incorporar elementos desgastados y que mezclan el metal con la madera; el vintage, a través de la incorporación de objetos de nuestros padres o abuelos o incluso demodé que ayuden a generar ambientes en un photocall, o los clásicos, con cajas de cartón o madera, cestas o recipientes de otras épocas que dotan de muchísima personalidad a cualquier escenario al que se adhieran.

Decora a tu gusto para dar personalidad a tu boda

La conciencia de las nuevas generaciones para con el medio ambiente, la necesidad de dar una segunda vida a objetos que todavía tienen algo que ofrecer y, sobre todo, la creatividad de muchas parejas y de los wedding planner nos encaminan a un 2019 repleto de elementos verdes, reciclados, sostenibles, respetuosos con el medio ambiente y, sobre todo, de lo más chic.

Regalos especiales para novios

Aunque en España no es muy habitual, son varios los países en los que es tradición que los novios, tras la pedida, y antes de la boda, se intercambien algún regalo que otro para celebrar su compromiso y empezar a sentir la cuenta atrás para el que ambos esperan sean el día más especial de sus vidas.

Este tipo de detalles suele variar enormemente en función de las parejas, de dónde sean, de su nivel adquisitivo y, cómo no, de aquello que les guste o les haga ilusión. Y es que el poder económico y la personalidad de la persona a la que le regalas son aspectos definitorios de este tipo de detalles que, como todo lo vinculado a la preparación de la ceremonia, no se olvidan nunca.

No obstante, para muchas, partiendo de que se trata de una regalo para celebrar su futuro compromiso, el único requisito que se establecen es que este puedan disfrutarlo juntos. Lo que abre la casi infinita paleta de las experiencias que van desde escapadas, experiencias gastronómicas y, en definitiva, a actividades de ocio de todo tipo.

Un viaje al pueblo de origen del novio o la novia, un salto en paracaídas, una actividad deportiva que se comparta, una cena especial en un restaurante con estrella Michelín o, simplemente, una escapada a un pueblo cercano en el que disfrutar de la pareja cambiando de escenario, relajándose y cuidándose mutuamente pueden ser excelentes opciones para este tipo de regalos pre boda entre novios.

Cabe destacar que uno de los que más se están popularizando en los últimos tiempos son los que pasan por matricular a la pareja en un curso online en academia Arquímedes. A menudo estos están relacionados a actividades o conocimientos que siempre han querido aprender, otras vinculados a la mejora de las habilidades de quien recibe el presente y otras, simplemente, como detalle ayudando en el pago de la matrícula de un curso que se había pospuesto por falta de tiempo o medios económicos.

Regalos románticos pre boda con los que sorprender a tu futuro espos@

Sea como fuere, las opciones de regalos para hacer a la pareja, ya sea para celebrar el compromiso adquirido con fecha y hora para pasar por el altar, o simplemente como detalle para mostrar el amor, no tienen por qué requerir grandes inversiones.

Álbumes de fotos de momentos juntos desde que os conocéis, un tarro repleto de razones por las que te quieres casar con esa persona, una cena casera romántica con la que dar las gracias a tu futuro espos@ por querer parar el resto de sus días contigo o cualquier manualidad en la que se aprecia que has pasado un tiempo preparándola y en la que imprimas amor son regalos maravillosos que apenas necesitan de inversión económica alguna.

Mientras se regale con amor y seamos capaces de hacer ver que se trata de un detalle que nos sale de dentro, prácticamente dará igual lo que regalemos. La satisfacción de quien lo reciba podemos darla ya por descontada.

Cómo ser la invitada más elegante de la boda

Si has llegado aquí es porque, con seguridad, tienes alguna boda a la vista en el calendario. Casi con toda seguridad te distingues por tu buen gusto a la hora de vestir y te encantaría convertirte en la invitada más elegante del enlace. Si este es tu caso, toma buena nota sobre cuáles son los tipos de vestido con los que marcar la diferencia en busca del mejor look para la boda que asoma a la vuelta de la esquina.

Cómo elegir el look ideal para una boda

Lo primero que debemos tener en cuenta es qué formas de vestido y qué colores hemos comprobado anteriormente nos sientan mejor. Será sobre esa base sobre la que construyamos nuestro look.

Huelga decir que los colores más claros, aquellos que puedan eclipsar al blanco nupcial, están prohibidos. Solo deberíamos elegir entre tonos ‘nude’, en el caso de que los oscuros no nos siente bien, ya que esta será nuestra primera opción. En el caso de que se trate de una boda de tarde-noche será más aconsejable optar por vestidos oscuros y en el caso de que sea diurna por tonos vivos.

En cuanto a la longitud del vestido, deberemos tener en cuenta de si la ceremonia es religiosa o civil. En el primer caso estos deberán cubrir las rodillas y no ser tan escotados, optando, si no nos queda más remedio por un chal o un fular para cubrirnos durante la ceremonia. Lo ideal sería optar por vestidos con un corte sobre la rodilla o algo superior.

En el caso de que esta sea civil, cualquier vestido tipo cóctel, siempre que no sea excesivamente llamativo y deje ver más allá de lo que dicta el buen gusto, la paleta de opciones se multiplicará.

En cuanto a los complementos, estos deberán ligar perfectamente con los colores y el tipo de traje escogido. Lo muy llamativo, salvo que se trata de una boda de etiqueta o que así lo dicten los novios y la personalidad que le quieren transmitir al evento, estarán prohibidos. Bolsos, joyería, bisutería y algún reloj, símbolo de distinción también entre las féminas, suelen ser las mejores opciones de complementos.

El otro complemento que podremos agregar será un tocado con algún detalle, siempre que este nos favorezca más que un recogido o que el pelo suelto. Si nuestras facciones faciales así lo indican, deberemos estudiar cuál es la mejor opción para sacarnos el máximo partido durante el evento social en el que queremos destacar. En relación al maquillaje, menor quedarse corto que largo. Eso sí, no debe ser ni uno de trabajo ni uno de sábado noche.

Por último, cabe destacar que cuando nos referimos a destacar nos referimos a llama la atención en el mejor término de la palabra, sin estridencias ni elementos de mal gusto. A menudo, tal y como han venido comentando grandes de la moda a lo largo de la historia, menos es más. Sobre todo si tienes la suerte de sacarte el máximo partido con cualquier trapito y sin necesidad de echar mucha mano del maquillaje.

Consejos a tener en cuenta antes de preparar una boda

Si estás leyendo este post es porque tienes previsto casarte dentro de poco, pero todavía no has empezado a dar pasos. Posiblemente porque si no sabes por dónde empezar. Si este es tu caso, presta atención a los siguientes consejos que toda novia debe conocer antes de preparar el día más importante de su vida.

Aquí van unos cuantos tips que vale la penar tener a mano durante todo el proceso de organización del día de tu boda, así que toma papel y boli y toma buena nota.

Tips para organizar la boda perfecta

Empieza con los invitados

Realiza un cálculo aproximado de los invitados que quieres que asustan a tu boda antes de mirar nada relacionado con el banquete. Una vez lo tengas, asegúrate de que visitas lugares con el espacio suficiente, lo que viene a ser una media de 30 metros cuadrados por invitado. Aunque lo parezca, no es en absoluto excesivo.

Elige la fecha

El siguiente paso es buscar una fecha. Si esta coincide con un festivo o algún gran evento puede que afecte la disponibilidad del lugar del banquete, así como la disponibilidad de habitaciones para los invitados que vengan de fuera.

Piensa en todos los posibles escenarios meteorológicos

Revisa cómo ha sido el tiempo en ese mismo día los últimos años y asegúrate de escoger un lugar que está acondicionado para cualquier tipo de condiciones atmosféricas. Además del calor, debes tener en cuenta que la presencia de insectos puede resultar tremendamente molesta para los invitados. Si contratas una carpa, asegurárate de que esta esté también acondicionada.

En el caso de que apuestes por una boda fuera de las estaciones más cálidas, deberás chequear que posee un buen sistema de climatización y distintos espacios cerrados donde los invitados puedan divertirse sin sentirse enclaustrados.

Si contratas una boda en invierno, asegúrate de una buena climatización, y que los invitados no pasen horas muertas de espera en lugares fríos.

Ordena cada paso que des y conserva todas las notas que tomes a buen recaudo

A lo largo de los meses que lleva una preparación nupcial son cientos las ideas que te van a ir y venir por la cabeza, y otras tantas las que te van a ofrecer tanto tus seres queridos como el resto de actores que participarán en ella. Es por eso por lo que es imprescindible que apuntes todo y conserves todos los datos, presupuestos y anotaciones con ideas. Todo un quebradero de cabeza que muchos eligen ahorrarse echando mano de un wedding planner.

No retrases en exceso la fecha

La mayor parte de los futuros novios escogen la fecha de su boda con un año de antelación. Algunos novios, los más atrevidos, optan cada vez más por no empezar a organizar la boda hasta dos o tres meses antes, sabedores de que es a última hora cuando se ofrecen mejores descuentos, eso sí, bajo disponibilidad. Dicen los expertos que cuanto más cerca esté el día ‘D’ más fácil será ajustar el presupuesto para la boda.

Consejos para disfrutar de un banquete de boda perfecto

El banquete es uno de los momentos clave de toda celebración nupcial. De ahí que ocupe gran parte de las preocupaciones de los novios durante el tiempo de preparación de su boda, sabedores de que gran parte del éxito se juega en el momento en el que los invitados empiezan a dejarse caer por el lugar en el que este va a tener lugar.

Partiendo de que el banquete es el que va a ocupar más horas durante la celebración nupcial, cabe tener muy en cuenta aspectos como la localización, la comunicación con el centro de la localidad más próxima, la comodidad, la calidad de la comida y el servicio, por no hablar de la dedicación en exclusiva del recinto en el que vamos a disfrutar de la comida o cena de boda y que se antoja exclusiva cuando se busca el banquete perfecto.

En busca de ese banquete 10 vamos a recopilar los consejos más importantes que los expertos en organización de bodas vienen subrayando sobre los banquetes:

El primero tiene que ver con las manos de aquellos en los que depositamos nuestra confianza para la organización. Ya sea la propia sala o un wedding planner, estos deben estar al tanto de todos y cada uno de los detalles comentados previamente tanto en las horas antes, como durante el banquete y las horas de después. Tan imprescindible resulta hacer entender cuál es nuestra idea, nuestros gustos y nuestros objetivos como ofrecer el equipo y la logística para que así sea.

El segundo está relacionado la llegada de los invitados. Mientras estos llegan, se colocan y socializan a la espera de los novios deben poder empezar a disfrutar de las instalaciones. Esto supone poder degustar de un aperitivo apetitoso y de una copa.

El tercero es el que tiene que ver con la comida. En este capítulo debemos separar tres partes distintas. La primera, la cocina, la cual debe trabajar con un producto de primera. La segunda, el servicio, asegurándonos de que será profesional, atento y estarán disponibles para cualquier necesidad de los invitados. El tercero, la puesta en escena, debiendo ser adaptable a nuestros requerimientos.

El cuarto sería la bebida. Contar con una carta de vinos variada en la que escoger, además de todo tipo de aperitivos y refrescos es imprescindible. Huelga decir que el champán, la bebida idónea para celebrar las bodas, deberá estar presente en todas las mesas siendo capaz de satisfacer también a los paladares más exigentes. El gran momento de las bebidas llegará de la mano de la barra libre donde cada vez es más importante contar con un barman capaz de elaborar combinados de autor y cócteles divertidos.

En cuanto a la decoración de las mesas, esta debe estar a la altura del evento. Es por eso por lo que debemos poder elegir entre distintas opciones de mantelería, cubertería y otros elementos decorativos con los que aportaremos parte de nuestra personalidad al lugar escogido y donde se irán desarrollando los actos previstos.

Ya para después de la comida, y sin olvidar que cada vez tienen mejor acogida las recenas de madrugada a base de hamburguesas, carnes y dulces de todo tipo, llegará el momento de máxima diversión. Además de contar con una selección musical acorde con los gustos de los novios es importante preparar actividades como juegos de baile o incluir localizaciones divertidas como los photocall, donde a golpe de complementos y gafas divertidas conseguiremos sacar unas cuantas risas al personal.

Si, por último, somos capaces de contar con una área de descanso para tomar el aire entre baile y baile y para los familiares más mayores, estaremos en condiciones de asegurar que vamos a disfrutar de un banquete de 10.