Jamón de Jabugo, la estrella de las bodas en España

Organizar una boda no es nada sencillo. A menudo resulta imposible conseguir la fecha que anhelamos, contamos con un presupuesto reducido que nos impide llegar a todo lo que nos gustaría y tenemos que llegar a un acuerdo entre las dos partes implicadas para que ambos podamos vivir el mejor días de nuestras vidas.

Todos estos condicionantes son los responsables de que cada boda sea un mundo, incluso aun cuando se celebra en un mismo espacio y con el mismo menú. Y es que, la personalidad de los novios, que se verá en los pequeños detalles a lo largo de toda la jornada de celebración, son los que marcan las diferencias entre unas bodas y otras.

Esa es la razón por la que cada vez más novios toman las riendas de los pequeños detalles eligiendo las combinaciones de colores que les gustan para el banquete, las flores que se colocan, los tiempos y, claro está, todo lo que degustarán los invitados al convite tras la ceremonia nupcial.

Es precisamente este punto, el que tiene que ver el banquete de boda, donde cada vez más novios están decidiendo marcar la diferencia incorporando, además de los tradicionales y variopintos canapés, un cortador profesional sirviendo sin parar jamón de Jabugo.

Una figura que se va ha venido incorporando progresivamente en los últimos tiempos y que se ha convertido en un símbolo de distinción, sobe todo cuando el jamón es de una selección importante, hasta el punto de convertirse en el centro del convite durante el piscolabis previo a sentarse en la mesa y disfrutar el menú.

Eso es, al menos, lo que revelan distintas encuestas realizadas a invitados a bodas en los últimos tiempos señalando que aquellas bodas en las que no se para de sacar jamón de Jabugo cortado bien finito en platos para degustarse con un vinito tinto, son las que acaban dejando un mejor sabor de boda en el capítulo del banquete.

Cortadores profesionales de jamón, las nuevas y flamantes estrellas de las bodas en España

Tanto es así que no son pocos los invitados de boda que opinan que, cuando los entrantes son de calidad, los platos en la mesa acaban estando de más. Y es que después de disfrutar de unas cuantas lascas de jamón, de unas buenas croquetas, de un tartar, de alguna ensaladilla y de algún montadito elaborado hay que tener mucha hambre para poder disfrutar como si nada un buen trozo de carne o pescado, como suele servirse en la mayoría de bodas.

Plato principal al que le precede el postre, un café y la tarta nupcial dejando a los invitados completamente K.O. hasta el inicio de la barra libre que da el pistoletazo de salida a la parte más salvaje y desenfrenada de las bodas, al menos en España.

Dicho esto, si por una de estas estás pensando en organizar una boda en los próximos meses, no lo dudes, apuesta por contratar a un cortador de jamón profesional. Los invitados -y vosotros también- lo agradecerán enormemente.

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 0 Promedio: 0)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *