Cuál es el mejor momento para casarse

Si estás leyendo estas líneas es, o bien porque estás convencida de que te quieres casar o bien porque esperas hacerlo en un futuro no muy lejano.

Sea cual sea tu caso, lo primero que hay que dejar claro que el momento ideal para casarse es aquel en el que uno siente que su noviazgo debe dar un paso adelante y celebrar que ambas personas tienen claro que han encontrado a la persona con la que desean pasar el resto de su vida y formalizarlo, ya sea por la iglesia o vía civil.

Una vez los dos novios tienen claro que se pueden casar, llega el momento de empezar a analizar cuándo sería el mejor momento para hacerlo -habitualmente se decide de un año para otro- qué tipo de ceremonia se ajusta más a sus deseos, quiénes nos gustaría que estuviesen con nosotros en el día más importante de nuestra vida o qué lugar sería el idóneo para la celebración, partiendo de un presupuesto que es imprescindible acotar para empezar a descartar opciones en todos los sentidos.

La mejor fecha para casarse

Si bien la mayor parte de la gente se casa durante el verano, siendo los meses de julio y agosto los más habituales para dar el ‘sí quiero’, lo cierto es que cada vez más parejas deciden salirse un poco de esta norma no escrita buscando opciones menos calurosas y, sobre todo, más económicas.

Una opción que cada vez está ganando más adeptos entre las nuevas parejas es la de casarse a principios del Otoño, momento en el que en gran parte de España se disfrutan de temperaturas por encima de los 25 grados y que supone un enorme ahorro en relación a los meses estivales.

Otra alternativa al estío pasa por casarse en Nochevieja. Una opción más rompedora pero que también está seduciendo a muchas parejas que piensan en un enlaces distintos al tradicional y que combina la gran fiesta del fin de año con la propia de los enlaces matrimoniales.

Últimamente también se están programados bodas aprovechando algunos de los puentes nacionales que encontramos en el calendario que permiten acercarse a los familiares, amigos y allegados de otras provincias para disfrutar de un fin de semana de bodorrio.

Menos arriesgado aún parece aprovechar un período del año como lo es la Semana Santa para dar el sí quiero o decantarse por la primavera, cuando también es posible encontrar numerosas ofertas en lugares especializados en albergar banquetes de boda, en relación a los precios que más tarde encontramos en los clásicos meses de verano.

Como ven, las opciones que existen no son pocas. Se trata de poner puntos a favor y en contra de cada una de ellas e ir descartando en busca de la mejor solución para los novios, sus familias y el resto de sus seres queridos, teniendo en cuenta las posibilidades económicas de las que podemos disponer. Elijas cuando elijas, si antes has elegido bien escogiendo al que se va a convertir en tu compañero de vida, acertarás seguro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *