Jamón de Jabugo, la estrella de las bodas en España

Organizar una boda no es nada sencillo. A menudo resulta imposible conseguir la fecha que anhelamos, contamos con un presupuesto reducido que nos impide llegar a todo lo que nos gustaría y tenemos que llegar a un acuerdo entre las dos partes implicadas para que ambos podamos vivir el mejor días de nuestras vidas.

Todos estos condicionantes son los responsables de que cada boda sea un mundo, incluso aun cuando se celebra en un mismo espacio y con el mismo menú. Y es que, la personalidad de los novios, que se verá en los pequeños detalles a lo largo de toda la jornada de celebración, son los que marcan las diferencias entre unas bodas y otras.

Esa es la razón por la que cada vez más novios toman las riendas de los pequeños detalles eligiendo las combinaciones de colores que les gustan para el banquete, las flores que se colocan, los tiempos y, claro está, todo lo que degustarán los invitados al convite tras la ceremonia nupcial.

Es precisamente este punto, el que tiene que ver el banquete de boda, donde cada vez más novios están decidiendo marcar la diferencia incorporando, además de los tradicionales y variopintos canapés, un cortador profesional sirviendo sin parar jamón de Jabugo.

Una figura que se va ha venido incorporando progresivamente en los últimos tiempos y que se ha convertido en un símbolo de distinción, sobe todo cuando el jamón es de una selección importante, hasta el punto de convertirse en el centro del convite durante el piscolabis previo a sentarse en la mesa y disfrutar el menú.

Eso es, al menos, lo que revelan distintas encuestas realizadas a invitados a bodas en los últimos tiempos señalando que aquellas bodas en las que no se para de sacar jamón de Jabugo cortado bien finito en platos para degustarse con un vinito tinto, son las que acaban dejando un mejor sabor de boda en el capítulo del banquete.

Cortadores profesionales de jamón, las nuevas y flamantes estrellas de las bodas en España

Tanto es así que no son pocos los invitados de boda que opinan que, cuando los entrantes son de calidad, los platos en la mesa acaban estando de más. Y es que después de disfrutar de unas cuantas lascas de jamón, de unas buenas croquetas, de un tartar, de alguna ensaladilla y de algún montadito elaborado hay que tener mucha hambre para poder disfrutar como si nada un buen trozo de carne o pescado, como suele servirse en la mayoría de bodas.

Plato principal al que le precede el postre, un café y la tarta nupcial dejando a los invitados completamente K.O. hasta el inicio de la barra libre que da el pistoletazo de salida a la parte más salvaje y desenfrenada de las bodas, al menos en España.

Dicho esto, si por una de estas estás pensando en organizar una boda en los próximos meses, no lo dudes, apuesta por contratar a un cortador de jamón profesional. Los invitados -y vosotros también- lo agradecerán enormemente.

Tocados y diademas, tendencias en las bodas de 2020

Cuando nos invitan a una boda, además de pasarnos días y días revisando las principales propuestas de las firmas de moda que más nos gustan para ver si encontramos algo que se nos ajuste a nuestro presupuesto o si lo podemos encontrar, parecido, en alguna de las grandes cadenas textiles, hacemos lo propio con el resto de complementos.

Y es que, más allá del vestido o el traje que elijamos para una boda, resulta imposible olvidarse de los zapatos que deberemos llevar a juego -y que a buen seguro nos cuesta otro gran dolor de cabeza- y tres cuartos de lo mismo, con los complementos, lo que incluye desde joyas a relojes pasando por los complementos para redondear los outfit más especiales que colocamos en nuestro pelo.

Un campo, en este último, en el que vienen destacando muy encima del resto los tocados y las diademas. Dos complementos completamente distintos pero que nos pueden servir para cubrir todo tipo de eventos a los que seamos invitados, en función de nuestra cercanía con la pareja, la sobriedad del evento y el look que estemos pensando en portar.

Así, por ejemplo, si vamos a acudir a una boda en calidad de corte de honor, madrinas o familiares de primer orden de los novios, podremos optar por un estupendo tocado, siendo miles y miles las opciones posibles que podemos elegir y que variarán enormemente en función del estilo que busquemos, el material, el tamaño o el color.

Algo menos sobrio, pero para nada menos elegante, encontramos las diademas. Basta con ver las estampas que nos han dejado las bodas más sonadas en este 2019 que dejamos atrás para ver cómo algunas de las invitadas más ilustres -como bien pueda ser el caso de María Pombo, que la adjuntamos en foto principal- se han decantado por una opción que ofrece muchísimo juego y que se antojan de lo más interesantes tanto por las formas, materiales y colores combinables como por los precios, al haber opciones para absolutamente todos los bolsillos.

En este sentido cabe destacar que, si algo parecen tener claro los expertos en estilismo nupcial de cara a las bodas de 2020, es que todas las mujeres deberían contar con al menos un juego de tocados o diademas que les permitan jugar con distintas opciones de peinado y por ende de look, ya que nada tiene que ver un mismo outfit al combinarlo con un tocado o una diadema.

Tocados y diademas para novias

No podemos poner fin a esta entrada sobre los dos complementos que están llamados a seguir siendo tendencia en las bodas de 2020 sin comentar la cada vez más amplia oferta de tocados y diademas para novias que vienen ofreciendo, tanto todos los diseñadores como las principales casas de vestidos de novia.

Y es que toda novia que se precie, más allá del velo durante la ceremonia, está en la obligación de tratar de sacarse el máximo partido tanto durante la ceremonia como durante la celebración para festejar el que debe ser el día más feliz de su vida.

Así es el perfil de los novios en España

En España se celebran cada año casi 260.000 bodas. De estas, el 27% son religiosas. Porcentaje que parece ir a la baja, ya que en 1996, el porcentaje era del 77%.

En cuanto a los matrimonios entre parejas del mismo sexo, no dejan de aumentar. Actualmente se ofician en España más de 2.000 bodas entre mujeres y más de 3.000 entre hombres.

Si nos fijamos a la edad que nos casamos, vemos cómo cada vez lo hacemos más mayores. En el caso de los hombres lo hacen con una media de 35 años y en el caso de las mujeres con casi 33, siendo cada vez más tarde. Como dato curioso, recordar que en el año 1976 los varones se casaban a los 27 años y las féminas a los 24 años de media.

Otro dato que aumenta es el de la esperanza de vida y, también, el de las separaciones. Como consecuencia, también se producen muchos más matrimonios maduros. Así lo revelan los datos que dicen que cada año se casan casi 10.000 hombres con más de 60 años y casi 3.000 que superan la misma franja de edad.

Todos los datos sobre las bodas españolas

Si hay un mes fetiche para darse el sí quiero ese es septiembre. Así lleva siendo desde hace más de una década, superando en los registros a los meses de junio y de julio, que aunque han venido creciendo, siguen por detrás del final del verano. Es importante señalar que, aunque cada vez más parejas se casan durante otras estaciones, estas siguen siendo marginales en comparación con las que se sellan en la época estival.

En cuanto a los costes de las bodas los precios varían enormemente en función de dónde tiene lugar el enlace. Según datos de ESADE y Google el coste medio por enlace es de 20.000 euros. Una cantidad imponente que puede dispararse si decidimos casarnos en Castilla-La Mancha, donde la media supera los 30.000 euros, en Navarra, donde supera los 27.000 o en La Rioja, donde casarse también cuesta de media más de 25.000 euros.

En el lado contrario de la balanza encontramos las islas, con Canarias como lugar más económico con un gasto de poco más de 12.000 euros de media, Baleares, con unos 18.000 euros de media o Andalucía, con poco más de 16.000 euros de media.

En relación al número de invitados vemos cómo la media española se sitúa en 130. Cantidad que se supera ampliamente en regiones como Murcia, con más de 180 invitados, en Castilla-La Mancha, con alrededor de 180 o en Extremadura con 170 invitados de Media. Muchos más que en regiones como Baleares, con apenas 88 invitados de medio, Cataluña, con un centenar de ellos o Euskadi, con algo más de un centenar de invitados de media.

En cuanto al gasto por vestido, las novias gastan una media de 1.750 euros en el vestido siendo el diseño español el preferido por las españolas y por gran parte de las novias de todo el mundo, ya que firmas como Pronovias o Rosa Clará han ido asentándose como primera opción en distintos países del mundo. Así nos las gastamos los españoles.

Cuál es el mejor momento para casarse

Si estás leyendo estas líneas es, o bien porque estás convencida de que te quieres casar o bien porque esperas hacerlo en un futuro no muy lejano.

Sea cual sea tu caso, lo primero que hay que dejar claro que el momento ideal para casarse es aquel en el que uno siente que su noviazgo debe dar un paso adelante y celebrar que ambas personas tienen claro que han encontrado a la persona con la que desean pasar el resto de su vida y formalizarlo, ya sea por la iglesia o vía civil.

Una vez los dos novios tienen claro que se pueden casar, llega el momento de empezar a analizar cuándo sería el mejor momento para hacerlo -habitualmente se decide de un año para otro- qué tipo de ceremonia se ajusta más a sus deseos, quiénes nos gustaría que estuviesen con nosotros en el día más importante de nuestra vida o qué lugar sería el idóneo para la celebración, partiendo de un presupuesto que es imprescindible acotar para empezar a descartar opciones en todos los sentidos.

La mejor fecha para casarse

Si bien la mayor parte de la gente se casa durante el verano, siendo los meses de julio y agosto los más habituales para dar el ‘sí quiero’, lo cierto es que cada vez más parejas deciden salirse un poco de esta norma no escrita buscando opciones menos calurosas y, sobre todo, más económicas.

Una opción que cada vez está ganando más adeptos entre las nuevas parejas es la de casarse a principios del Otoño, momento en el que en gran parte de España se disfrutan de temperaturas por encima de los 25 grados y que supone un enorme ahorro en relación a los meses estivales.

Otra alternativa al estío pasa por casarse en Nochevieja. Una opción más rompedora pero que también está seduciendo a muchas parejas que piensan en un enlaces distintos al tradicional y que combina la gran fiesta del fin de año con la propia de los enlaces matrimoniales.

Últimamente también se están programados bodas aprovechando algunos de los puentes nacionales que encontramos en el calendario que permiten acercarse a los familiares, amigos y allegados de otras provincias para disfrutar de un fin de semana de bodorrio.

Menos arriesgado aún parece aprovechar un período del año como lo es la Semana Santa para dar el sí quiero o decantarse por la primavera, cuando también es posible encontrar numerosas ofertas en lugares especializados en albergar banquetes de boda, en relación a los precios que más tarde encontramos en los clásicos meses de verano.

Como ven, las opciones que existen no son pocas. Se trata de poner puntos a favor y en contra de cada una de ellas e ir descartando en busca de la mejor solución para los novios, sus familias y el resto de sus seres queridos, teniendo en cuenta las posibilidades económicas de las que podemos disponer. Elijas cuando elijas, si antes has elegido bien escogiendo al que se va a convertir en tu compañero de vida, acertarás seguro.

La importancia de elegir bien a los invitados a tu boda

Aunque nada es sencillo cuando se trata de organizar la mejor boda posible, casi todos los novios coinciden en que uno de los momentos más complicados es el que llega cuando se enfrentan al folio en blanco y deben decidir a quién invitan y a quién no, teniendo en cuenta sus posibilidades y las del recinto en el que se va a desarrollar el convite y la posterior fiesta nupcial.

Suele suceder que, tras invitar a todos los familiares de primer grado y a los amigos más cercanos o con los que mantenemos contacto frecuente nos quede un número inasumible para lo que tenemos pensado. Y es que cabe tener en cuenta que la mayoría de enlaces en España no cuentan con más de entre 150 y 200 invitados por enlace.

Es entonces cuando los novios se ven obligados a sacar la tijera y analizar cómo de importantes son en sus vidas unos y otros y cuánto lo han sido quienes, por los motivos que sea, ya no lo son en el día a día. Es precisamente este último grupo el que más contradicciones internas suele crearnos al dudar si deberíamos invitar a quiénes fueron uña y carne nuestra y que por distintos motivos no lo son o no lo son tanto. No obstante, si hay que recortar, se suele empezar por aquí.

No obstante, es posible que algunos de ellos nos invitaran a su enlace en su momento. Motivo por el que la mayoría de novios suele cursar una invitación de vuelta, por deferencia a quienes nos invitaron en su día por una relación que, aún fría, sigue guardando un lugar importante en nuestra historia.

Otro de los puntos importantes a la hora de elaborar la lista de invitados a la boda es el que tiene que ver con los invitados conflictivos. Aquellos que no caen del todo bien a uno de los novios, que son incompatibles con algunos de los invitados fijos a la boda o que creemos pueden acabar perdiendo los papeles y liándola de más por su trayectoria pasada o presente en eventos festivos de todo tipo.

¿A quién invito a mi boda?

Lo más normal es que, todos estos, salvo que estos últimos fiesteros sean muy cercanos, se acaben cayendo en el caso de que tengamos que sacar a alguien. En este punto es importante recordar que, según las estadísticas, alrededor de un 10 y un 15 por ciento de los invitados a los que les enviamos la invitación se acabarán cayendo de la misma por cuestiones personales, profesionales o por algún tipo de incompatibilidad de fechas, por lo que aunque sea algo arriesgado, podemos estirar el número de invitaciones que cursamos teniendo en cuenta que entre 15 y 20 personas con las que habíamos contado nos acabarán fallando por una cosa o por otra.

Cuando creas que, tras el recorte final, ya lo tienes hecho recuerda que falta lo que para muchos es más conflictivo aún: organizarlos a todos por mesas en busca de la distribución perfecta o que más se acerque a ello. Nadie dijo que organizar una boda fuera fácil.

Viaje de novios en México con trasplante capilar

México es un país apasionante. Las cosas para hacer y visitar en el país azteca son muchísimas. Esa es la razón por la que cada vez más novios escogen este lugar para pasar su Luna de Miel en un viaje en el que cultura, gastronomía y playas son algunos de sus principales atractivos turísticos como vamos a ver a continuación:

Cosas que hacer en México

-Dar un paseo por el Mercado de San Juan en la Ciudad de México.

-Beberse una nieve en el «Güero Güera» en Veracruz.

-Comerse unas las tortas ahogadas de «El Tío Juan» en Guadalajara.

-Pasarse la noche bebiendo mezcal artesanal en Oaxaca.

-Subir al teleférico de Zacatecas, Zacatecas.

cosas que hacer antes de los 30 zacatecas

-Perderte por las increíbles playas de Riviera Maya.

-Visitar templos como los de Chignahuapan o Atlixco en Puebla.

-Pasar una noche loca en el antro Janis en la Ciudad de México.

-Disfrutar de los espectáculos drag underground en Mérida en Yucatán.

-Tomar el sol y bucear en las Islas Marietas en Puerto Vallarta.

-Ir a besarse al Callejón del beso en Guanajuato.

-Probar la ayahuasca en Tepoztlán en Morelos.

-Ver la puesta de sol en Acapulco.

-Probar el peyote en Oaxaca.

-Ir a probar vino por Querétaro.

-Admirar a los mariachis en Garibaldi en CDMX.

-Disfrutar de las playas de arena blanca y el agua cristalina en Cancún.

-Pasar el día de los Santos Difuntos en Mixquic.

-Perderte en las dunas de Baja California.

-Ir de pesca a Nayarit.

-Visitar los parques nacionales.

-Pasar un fin de semana en algún poblado del interior con indígenas.

-Ver un partido de fútbol en el Estadio Azteca u otra cancha del país.

-Visitar los restos coloniales de ciudades como CDMX, Toledo, Guadalajara o Mérida.

-Visitar a la Virgen de Guadalupe, patrona de América, en la capital del país.

-Subir a las pirámides del Sol y la Luna en Chichén Itzá, cerca de Cancún.

-Comprar artesanía indígena única en el mundo.

-Admirar las ruinas mayas.

-Admirar las ruinas aztecas.

-Comer tacos caseros en los centros urbanos de las principales localidades del país.

-Hablar con los lugareños de cada ciudad a la que visites.

-Viajar en tren entre algunas de las principales localidades mexicanas.

-Hacer la siesta en la calle de algún pueblo perdido del país.

-Probar alguno de los bocados más picantes del mundo en algún puesto callejero.

-Disfrutar de un entierro tradicional en la isla de Patzcuaro.

-Salir de fiesta por alguna de las discotecas que abren hasta el amanecer en Cancún.

-Hacerte un trasplante capilar con los mejores profesionales y a bajo coste, mientras disfrutas de unas vacaciones de relax y cambio de imagen.

Porque sí, además de todo lo mencionado anteriormente, cada vez más viajeros visitan el país norteamericano para aprovechar y cambiar su imagen recuperando el cabello perdido en alguno de los distintos centros especializados en microinjertos capilares que están desembarcando en el país azteca en la que es la última y gran atracción turística: el turismo sanitario de bajo coste.

Cuánto dinero dan los invitados en una boda en 2019

Una de las grandes preguntas que se han los invitados a las bodas cuando llegan estas fechas es cuál es la cantidad que deberían aportar a la cuenta de los novios los invitados. Una cuestión a la que no es nada sencillo responder, ya que existen varios condicionantes que harán que la cantidad que debas aportar sea una u otra bien distinta.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que, como es evidente, no es lo mismo que te invite a la boda un jefe que que lo haga un hermano tuyo. En el primer caso, dice el protocolo, que deberás, al menos, costear el precio del menú, que actualmente se sitúa alrededor de los 100 euros. Esa es, pues, la cantidad mínima por invitado que va a acudir al banquete que deberíamos aportar.

No obstante, si además se trata de una persona con la que tenemos una relación meridianamente cercana y se nos ha invitado a una boda con barra libre, la cantidad, obviamente, deberá incrementarse. La aportación media en este caso en el que se trate de un amigo o de un familiar cercano, será de, al menos, 150 euros. Esa es, de hecho, la cantidad media que aportan en España lo invitados a bodas en 2019.

Cabe subrayar que no es la cantidad a aportar. Por ejemplo, si estás parado, no te encuentras en una buena situación económica y te resulta imposible acceder siquiera a algo cercano a esa cifra, estarás en todo tu derecho de realizar una aportación acorde a tus posibilidades. Aunque a veces se nos olvide, se trata de una invitación, que tradicionalmente se corresponde con un detalle para paliar el gasto que supone la organización de un día tan importante, pero una invitación. Así que si no puedes llegar a más de 50 euros esa cantidad será justa y perfecta como regalo.

En el caso opuesto encontramos a aquellas personas muy cercanas a los novios que, además, gozan de una situación económica destacable… y los novios lo saben. En este caso las aportaciones pueden oscilar entre los 300 y los 500 euros por invitado o, en su defecto, optar por una aportación económica media (150 euros por comensal) y agregarle un regalo exclusivo con el que sorprender a los novios.

El gasto medio de los invitados a bodas en España en 2019

Según un reciente estudio, los españoles gastamos de media alrededor de 300 euros por cada boda. Sumando que incluye desde el regalo de boda hasta la compra del traje, pasando por los posibles gastos intermedios que se puedan derivar de una celebración de este tipo.

Una cantidad que, cuando se trata de una boda en un lugar distintos, que exige desplazamiento y gastos durante varios días, puede dispararse. Si a esto le sumamos que, cada español, de media, acude a tres celebraciones anuales, vemos cómo el desembolso por invitado a bodas y año en este momento supera los 1.000 euros. De ahí que sea interesante comenzar a hacer ‘huchita’ con tiempo para evitar que llegado el verano nos pille el toro de los regalos nupciales.

¿Cuánto cuesta organizar una boda?

Si estás leyendo estas líneas, una de de dos: o eres un curioso o estás pensando en casarte, aunque sea a medio o largo plazo. Si este último es tu caso y acudes a esta entrada en busca de un presupuesto medio para organizar una boda, toma buena nota sobre los gastos medios a los que todos los novios deben enfrentarse y coge la calculadora para que puedas empezar a hacer número de verdad y empezar a organizar el día más importante de vuestras vidas.

Presupuesto de una boda en España en 2019

El precio medio de una boda en España para 120 invitados en 2019, según datos del Instituto Nacional de Estadística, ronda los 20.000 euros de media. Una cantidad que podrá aumentar en el caso de las grandes capitales y que podrá reducirse notablemente en el caso de que optemos por una boda en un municipio menor.

Por Comunidades, según datos del INE, no hay nada más caro que casarse en Castilla-La Mancha -seguida de Madrid, Cataluña y la Comunidad Valenciana- donde el precio global del sí quiero asciende a 32.000 €. En el lado opuesto de la balanza encontramos las Islas Canarias o Extremadura, donde casarse tiene un coste medio de 12.500 €.

En cuanto a los gatos por menú y comensal, la media actual se sitúa cerca de los 120 euros, una cantidad que variará notablemente en función del lugar, de si hay barra libre, de cómo sea esta, de cuánto dure y de los extras que deseemos meter en el menú. Y es que si añadimos un DJ y una barra libre de al menos cuatro horas deberemos agregar a esta cuenta, alrededor de otros 1.000 euros, si no caemos en marcas blancas.

También hace moverse mucho el gasto total la temporada en la que decidáis casaros. Por ejemplo, si decides casarte en diciembre, enero y febrero podrás ahorrarte hasta un 20% y si, además, lo haces en viernes, te ahorrarás un 10% más que si lo haces un sábado.

En la partida de gastos no puede faltar la partida destinada al traje. Aquí encontramos una horquilla que se mueve entre los 500 y 1.000 euros de media, tanto para ellos como para ellas, siendo el de ellos, habitualmente, el que se acerca más a la horquilla inferior y el de ellas a la superior.

En relación al viaje de novios, este suele resultar el segundo gasto más importante, ya que según un estudio de la Federación de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI) es harto complicado encontrar viajes de al menos una semana en destinos de descanso internacionales por menos de 1.150€ por pareja.

En función de los deseos de los novios y de las modificaciones o extras que quieran realizar a los ‘patrones’ planteados por los organizadores del espacio en el que va a tener lugar el convite podremos subir el montante final casi hasta lo que nos queramos gastar. Dicho esto, si optas por una boda en Extremadura o Canarias, un viernes de en diciembre o enero y por un menú económico y un traje modesto, podemos llegar a conseguir una boda por bastante menos de 10.000 euros.

Regalar un viaje, el otro regalo de boda para novios

El dinero se gasta y las experiencias permanecen. Una máxima tan real que cada vez son más los invitados a las bodas -sobre todos los más allegados a la pareja- que, una vez costeado el cubierto, se unen para regalar experiencias que van más allá del alivio económico que supone ver cómo arriban los ingresos a la cuenta de los novios.

Dentro de las experiencias encontramos multitud de posibilidades. Estas van desde actividades de aventura junto a los novios, cenas familiares o de amigos en restaurantes de postín, cenas en restaurantes con Estrella Michelín para la pareja y, sobre todo, los que más popularidad empiezan a ganar entre los invitados a los distintos eventos nupciales que tienen lugar estos días en toda España: los viajes.

Viajes que pueden ser escapadas -la alternativa ideal a aquellos invitados que queriendo regalar este tipo de experiencias no están en condiciones económicas de ir más allá- o que pueden acabar convirtiéndose en el regalo del mismísimo viaje de novios o Luna de Miel, a menudo regalada por padres, hermanos o padrinos de los novios.

En medio de estas dos posibilidades, un sinfín de opciones entre las que destacan la visita a parques naturales, capitales regionales poco conocidas en Europa y, últimamente, también los viajes a Moscú, una capital muy poco conocida por los turistas españoles y que sorprende a todos y cada uno de los viajeros que la pisan durante unos días.

De ahí que cada vez sean más las agencias especializadas que se encargan de elaborar tours para recién casados, parejas o familias que se dejan caer por la actual capital de la Federación Rusa y que fuera la capital de la extinta URSS dejando multitud de rincones históricos que no dejan indiferente a quienes los aprecian.

Si a esto le sumamos una arquitectura completamente distinta a la que podemos encontrar en cualquier otra parte del mundo o una deliciosa oferta gastronómica entendemos por qué Muscú empieza a convertirse en uno de los destinos preferidos -sobre todo en esta época del año- para muchos españoles. Aquí un ejemplo de lo mucho que ver y hacer en la capital rusa:

Qué ver y hacer en Moscú

Plaza Roja: visitar el Kremlin, las Galerías Gum, la Catedral de San Basilio, el Mausoleo de Lenin, el Museo Estatal de Historia de Rusia, la Catedral de Kazán y el Monumento a Minin y a Pozharsky.

Tour por el metro

La Plaza de las Catedrales

El Cañón Zar Pushka

La Campana del Zar

Catedral de Nuestra Señora de Kazán

Galerías GUM

Mausoleo Lenin

Catedral de San Basilio

Tumba del Soldado Desconocido

El Museo de la Armería

El Fondo de Diamantes

Escultura del Príncipe Vladímir

Catedral de Cristo Salvador

Monumento Pedro I El Grande

Teatro Bolshói

Calle Tverskaya

Calle Arbat

Ministerio de Asuntos Exteriores

Estaciones de metro de Moscú:

Arbatskaya
Kiyevskaya
Novoslobodskaya
Porspekt Mira
Komsomolskaya
Kurskaya
Ploschad Revolyutsii
Park Kultury

Convento y Cementerio de Novodevichy

Universidad de Moscú y Sparrow Hills

Moscuw City

Parque de Kolomenskoye

Museo de la Cosmonáutica

Perderse por todas las calles del centro y disfrutar de su maravillosa y desconocida gastronomía

Decora tu boda con cajas y elementos reciclados

Una de las decisiones más complicadas cuando se está organizando una boda es la que tiene que ver con el estilo que le queremos dar a nuestro enlace. Este no solo tiene que ser factible y ceñirse al presupuesto que se maneja, sino que debe responder a los gustos de los dos contrayentes en busca de que ambos se sientan lo más cómodos y representados posibles durante su enlace y su fiesta.

En el caso de que se decida casarse por la iglesia o en un juzgado, todo lo relacionado con la decoración del lugar del enlace no tiene sentido. Sí lo tiene si se opta por contraer matrimonio en un recinto privado, en una playa, en una montaña o en algún lugar que requiera ser decorado mínimamente para ambientar una escena que los novios no olvidarán el resto de sus vidas.

Si este último es vuestro caso, debéis saber que una de las tendencias que va a marcar los enlaces al aire libre en 2019 es la que tiene que ver con el uso de cajas de cartón a medida, palés, elementos vintaje y todo tipo de objetos de decoración rescatados que ambienten el lugar en el que os vais a dar el sí quiero.

Más allá de rescatar objetos antiguos y que tienen un significado especial para vosotros, es tendencia reutilizar objetos inservibles tales como puertas rotas, muebles que hace tiempo están cogiendo polvo en algún garaje, cuadros que no se exponen en ninguna casa o vasijas que llevan años escondidas para recolocar con gusto sobre el césped, la arena o el lugar en el que se vaya a producir el enlace.

Lo mismo sucede con el lugar en el que tendrá lugar la celebración post ceremonia. Si bien a menudo los propietarios de estos lugares no ofrecen carta blanca para la decoración de sus espacios teniéndose que ceñir a las decoraciones y objetos que ellos ofrecen, también lo es que cada vez más lugares ofrecen la posibilidad de que estos porten elementos decorativos para complementar aquellos de los que disponen. Lo que muchas parejas agradecen.

En cuanto a los estilos de boda que van a ser tendencia en 2019 y que podemos conseguir echando mano de objetos reciclados o que estén en condiciones de ser reutilizados son el industrial, muy dado a incorporar elementos desgastados y que mezclan el metal con la madera; el vintage, a través de la incorporación de objetos de nuestros padres o abuelos o incluso demodé que ayuden a generar ambientes en un photocall, o los clásicos, con cajas de cartón o madera, cestas o recipientes de otras épocas que dotan de muchísima personalidad a cualquier escenario al que se adhieran.

Decora a tu gusto para dar personalidad a tu boda

La conciencia de las nuevas generaciones para con el medio ambiente, la necesidad de dar una segunda vida a objetos que todavía tienen algo que ofrecer y, sobre todo, la creatividad de muchas parejas y de los wedding planner nos encaminan a un 2019 repleto de elementos verdes, reciclados, sostenibles, respetuosos con el medio ambiente y, sobre todo, de lo más chic.

Consejos a tener en cuenta antes de preparar una boda

Si estás leyendo este post es porque tienes previsto casarte dentro de poco, pero todavía no has empezado a dar pasos. Posiblemente porque si no sabes por dónde empezar. Si este es tu caso, presta atención a los siguientes consejos que toda novia debe conocer antes de preparar el día más importante de su vida.

Aquí van unos cuantos tips que vale la penar tener a mano durante todo el proceso de organización del día de tu boda, así que toma papel y boli y toma buena nota.

Tips para organizar la boda perfecta

Empieza con los invitados

Realiza un cálculo aproximado de los invitados que quieres que asustan a tu boda antes de mirar nada relacionado con el banquete. Una vez lo tengas, asegúrate de que visitas lugares con el espacio suficiente, lo que viene a ser una media de 30 metros cuadrados por invitado. Aunque lo parezca, no es en absoluto excesivo.

Elige la fecha

El siguiente paso es buscar una fecha. Si esta coincide con un festivo o algún gran evento puede que afecte la disponibilidad del lugar del banquete, así como la disponibilidad de habitaciones para los invitados que vengan de fuera.

Piensa en todos los posibles escenarios meteorológicos

Revisa cómo ha sido el tiempo en ese mismo día los últimos años y asegúrate de escoger un lugar que está acondicionado para cualquier tipo de condiciones atmosféricas. Además del calor, debes tener en cuenta que la presencia de insectos puede resultar tremendamente molesta para los invitados. Si contratas una carpa, asegurárate de que esta esté también acondicionada.

En el caso de que apuestes por una boda fuera de las estaciones más cálidas, deberás chequear que posee un buen sistema de climatización y distintos espacios cerrados donde los invitados puedan divertirse sin sentirse enclaustrados.

Si contratas una boda en invierno, asegúrate de una buena climatización, y que los invitados no pasen horas muertas de espera en lugares fríos.

Ordena cada paso que des y conserva todas las notas que tomes a buen recaudo

A lo largo de los meses que lleva una preparación nupcial son cientos las ideas que te van a ir y venir por la cabeza, y otras tantas las que te van a ofrecer tanto tus seres queridos como el resto de actores que participarán en ella. Es por eso por lo que es imprescindible que apuntes todo y conserves todos los datos, presupuestos y anotaciones con ideas. Todo un quebradero de cabeza que muchos eligen ahorrarse echando mano de un wedding planner.

No retrases en exceso la fecha

La mayor parte de los futuros novios escogen la fecha de su boda con un año de antelación. Algunos novios, los más atrevidos, optan cada vez más por no empezar a organizar la boda hasta dos o tres meses antes, sabedores de que es a última hora cuando se ofrecen mejores descuentos, eso sí, bajo disponibilidad. Dicen los expertos que cuanto más cerca esté el día ‘D’ más fácil será ajustar el presupuesto para la boda.

Consejos para disfrutar de un banquete de boda perfecto

El banquete es uno de los momentos clave de toda celebración nupcial. De ahí que ocupe gran parte de las preocupaciones de los novios durante el tiempo de preparación de su boda, sabedores de que gran parte del éxito se juega en el momento en el que los invitados empiezan a dejarse caer por el lugar en el que este va a tener lugar.

Partiendo de que el banquete es el que va a ocupar más horas durante la celebración nupcial, cabe tener muy en cuenta aspectos como la localización, la comunicación con el centro de la localidad más próxima, la comodidad, la calidad de la comida y el servicio, por no hablar de la dedicación en exclusiva del recinto en el que vamos a disfrutar de la comida o cena de boda y que se antoja exclusiva cuando se busca el banquete perfecto.

En busca de ese banquete 10 vamos a recopilar los consejos más importantes que los expertos en organización de bodas vienen subrayando sobre los banquetes:

El primero tiene que ver con las manos de aquellos en los que depositamos nuestra confianza para la organización. Ya sea la propia sala o un wedding planner, estos deben estar al tanto de todos y cada uno de los detalles comentados previamente tanto en las horas antes, como durante el banquete y las horas de después. Tan imprescindible resulta hacer entender cuál es nuestra idea, nuestros gustos y nuestros objetivos como ofrecer el equipo y la logística para que así sea.

El segundo está relacionado la llegada de los invitados. Mientras estos llegan, se colocan y socializan a la espera de los novios deben poder empezar a disfrutar de las instalaciones. Esto supone poder degustar de un aperitivo apetitoso y de una copa.

El tercero es el que tiene que ver con la comida. En este capítulo debemos separar tres partes distintas. La primera, la cocina, la cual debe trabajar con un producto de primera. La segunda, el servicio, asegurándonos de que será profesional, atento y estarán disponibles para cualquier necesidad de los invitados. El tercero, la puesta en escena, debiendo ser adaptable a nuestros requerimientos.

El cuarto sería la bebida. Contar con una carta de vinos variada en la que escoger, además de todo tipo de aperitivos y refrescos es imprescindible. Huelga decir que el champán, la bebida idónea para celebrar las bodas, deberá estar presente en todas las mesas siendo capaz de satisfacer también a los paladares más exigentes. El gran momento de las bebidas llegará de la mano de la barra libre donde cada vez es más importante contar con un barman capaz de elaborar combinados de autor y cócteles divertidos.

En cuanto a la decoración de las mesas, esta debe estar a la altura del evento. Es por eso por lo que debemos poder elegir entre distintas opciones de mantelería, cubertería y otros elementos decorativos con los que aportaremos parte de nuestra personalidad al lugar escogido y donde se irán desarrollando los actos previstos.

Ya para después de la comida, y sin olvidar que cada vez tienen mejor acogida las recenas de madrugada a base de hamburguesas, carnes y dulces de todo tipo, llegará el momento de máxima diversión. Además de contar con una selección musical acorde con los gustos de los novios es importante preparar actividades como juegos de baile o incluir localizaciones divertidas como los photocall, donde a golpe de complementos y gafas divertidas conseguiremos sacar unas cuantas risas al personal.

Si, por último, somos capaces de contar con una área de descanso para tomar el aire entre baile y baile y para los familiares más mayores, estaremos en condiciones de asegurar que vamos a disfrutar de un banquete de 10.