Maquillaje para novias cuya boda es en invierno

Partiendo de la base de que en un día tan señalado y especial como una boda, la novia no puede dejar de ser ella misma perdiendo su expresión en pro de un rostro que busque ‘otra’ perfección, no es menos cierto que la elección del correcto maquillaje en función de muchos elementos, tales como el vestido, el rostro de la novia o la luz, que varía mucho en función de la hora y de la estación en la que se celebre el matrimonio, son elementos a tener muy en cuenta.

En relación a este último, para aquellas novias que optan por celebrar su enlace en invierno, es importante conocer cuáles son las tonalidades que más favorecen esta época y que más y mejor resaltan con la luz actual para conseguir así ‘el maquillaje perfecto’.

En este sentido, esta estación, a diferencia del resto de épocas del año, se lleva mucho mejor con los tonos pastel y aquellos colores menos vivos, cuyo maquillaje variará, también, en función de qué zona se esté maquillando.

De esta manera, para los ojos y los labios, hay que tener en cuenta que el aumento en el porcentaje de humedad en el aire del invierno es mayor que en verano, lo que nos llevará a hacer uso un pintalabios de larga duración, además de la aplicación de una prebase, o en su defecto polvos traslúcidos, en la zona del párpado como paso previo a la colocación de la sombra.

En cuanto a los colores, aquellos más gélidos como son los colores metalizados son los más adecuados para esta época del año. Para los ojos marrones, los rosas y violetas serían los más indicados, mientras que los azules y los grises lo serían para aquellas novias de ojos más claros.

Para el maquillaje es importante recordar que, para que este dure intacto el mayor tiempo posible, es imprescindible que el rostro esté más limpio e hidratado que nunca antes de iniciar con el proceso de maquillaje.

La base, de larga duración, debe ser del mismo tono que la piel de la protagonista del enlace. Y es que no hay nada mejor que mantener el color natural de la piel de la novia para resaltar su belleza natural.

Por último, queremos incidir en la importancia de que, una persona cercana a la novia, no aleje en exceso el neceser para así poder aliviar ciertas incorrecciones propias de un día en el que el paso de las horas puede afectar a la concepción inicial del mismo.

Así pues, la presencia de base, sombra y de un labial se antojan cruciales, siendo además recomendable la de una barra anti rojeces para evitar que, en el caso de pasar muchas horas al aire libre, zonas como la nariz o el mentón pierdan su color.

A modo de conclusión, resaltar la máxima que indica que el día de la boda, el maquillaje debe ser de larga duración, de la máxima calidad, pero sobre todo natural. Ser tú misma es lo más importante para el día de tu boda.

¿Existen alternativas originales al libro de bodas?

Si bien uno de los recuerdos que guardan con mayor cariño como recuerdo del día más importante de su vida los novios tras contraer matrimonio es el libro de bodas, la tendencia actual de ‘darle una vuelta’ a las celebraciones tradicionales en todo lo que concierne a la contracción del matrimonio ha llevado a muchas parejas a buscar una alternativa al clásico libro de bodas.

También conocido como libro de firmas, esos bonitos deseos de la familia y los amigos de los novios que quedan patentes para siempre en negro sobre blanco no sólo pueden quedar gravados para siempre sobre el papel, y es por eso que en este post os presentamos algunas alternativas originales y divertidas al libro de firmas de las bodas.

La primera, y que cada vez está empezando a verse con más fuerza, es la de dejar escritos los deseos y las felicitaciones de los seres queridos en objetos a los que la pareja les tiene un especial cariño. Ya sea una fotografía de ambos, un regalo hecho en la primera cita o en cualquier tipo de elemento decorativo que se pueda tener en casa para echarle un vistazo cuando se desee parece un plan B de lo más interesante para convertirlo en un ‘libro de boda’ diferente.

Una opción algo menos arriesgada para aquellos que simplemente quieren hacer algo original, pero sin perder el papel y la tinta como medio para conservar las firmas de los presentes en su enlace, pasa por colocar en el salón donde se está realizando la celebración una máquina de escribir para que sea allí donde los invitados dejen su impronta para siempre. Una vez recogidos los folios, estos se pueden encuadernar consiguiendo un libro de firmas distinto.

Otra posibilidad que ya se ha empezado a ver también en las bodas es la redacción de estos deseos para la recién estrenada pareja sobre piezas un gran puzzle de madera con tantas piezas como invitados. Una vez completado, este se puede montar y desmontar al antojo de los novios cuando deseen repasar lo que allí se ha vertido.

Una cuarta alternativa al libro de bodas que también se erige como opción novedosa de lo más simbólica es la de ofrecer pequeños pergaminos y una pluma a los invitados para que estos redacten allí sus mejores deseos y más tarde ofrecerles una gran botella para que los depositen en su interior. Con esta forma volvemos a conseguir que uno de los mejores regalos de la boda se convierta, a su vez, en un elemento de decoración de lo más atractivo.

Por último, y como no puede ser de otra manera teniendo en cuenta la época de la tecnología en la que estamos inmersos, cada vez son más los que optan por sustituir el libro de bodas por un vídeo en el que son los invitados los que, delante de una cámara, dejan sus ‘firmas’ para siempre a los novios de una manera tan divertida como emocionante. Como ven, no faltan alternativas al libro de firmas.