Tendencias para las bodas en 2016

El sector matrimonial, como el resto, no es ajeno a los cambios en las modas, las tendencias y en los hábitos de las sociedades. Con la llegada de 2016, que ya está al girar la esquina, se espera que varias de las tendencias que se venían avisando en los últimos meses se concreten convirtiéndose en ‘must’ para los novios que decidan casarse en el próximo año.

A continuación vamos a destacar las más importantes que toda pareja debe conocer si está pensando ya en comenzar con los preparatorios del que será su gran día:

Trajes con transparencias. ¿Recuerdan el vestido de boda de Kate Middleton? Pues bien, muchos diseñadores han decidido apostar para sus nuevos diseños por la inclusión de mangas y de transparencias y encajes. Una de las tendencias más arriesgada es la que deja algunas zonas del cuerpo de la novia al desnudo jugando con esas transparencias y encajes.

El cóctel más personalizado que nunca. A la tendencia que venía avisando ya desde este pasado verano de realizar cócteles de bienvenida más largos y que, en algunos casos, llegaban casi a hacer las veces de recepción a la fiesta sustituyendo los aperitivos en mesa, ahora hay que sumarle la inclusión de bebidas personalizadas y de carving stations. Todo en versión mini y maridando los cócteles con los canapés.

Más dulce en las mesas. Además de la tarta nupcial, los maestros de ceremonias han visto como las mesas con galletas, tartas, dulces de todo tipo y golosinas han sido todo un éxito en los últimos meses. Estos detalles servidos junto al café se presentan como una tendencia al alza.

El salón de bodas ya no es salón. Lo que antes parecía una obligación, realizar el banquete y la celebración en un salón preparado y habituado a este tipo de ceremonias va dejando paso a fiestas únicas y personalizadas por los novios. La playa preferida por ambos, el bosque del pueblo de la novia o la bodega favorita del novio se están convirtiendo en los nuevos lugares de celebración de los matrimonios. Más personalizado, más único.

Las damas de honor, desiguales. Se acabó el concepto tradicional de vestir a las damas de honor de tal manera que en muchas ocasiones captaban más atención que la novia en el día más especial de la vida de esta. Ahora, la tendencia dice que hay que apostar por vestidos menos formales para ellas, y vestirlas a todas de manera completamente distinta creando un ambiente más desenfadado y poniendo el foco sobre la novia.

A diferencia de lo que ha venido sucediendo en otros cursos, 2016 se presenta como un año de muchos cambios que, en muchos casos, se presentan como tremendamente rompedores. Es por eso que, si bien las parejas más arriesgadas pueden optar por incorporarlos todos de golpe, la recomendación es quedarse con lo que vaya más con la personalidad de los novios.

Próximamente les dejamos con un segundo volumen de tendencias de bodas para 2016. Tomen papel y boli y apunten qué no puede faltar en el día D a la hora H.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *