5 motivos para ir solo a una boda

Sobre este tema hay tantas películas y series que se ha desatado un drama que no existe en torno a ir solo a una boda o llevar acompañante (aunque sea a una amiga o un amigo). Sin embargo, te damos nuestros motivos para que no hagas esto y disfrutes a lo grande de tu soltería.

#1.Ir solo a una boda y conocer a mil personas

Es una verdad como un templo que cuando vamos en pareja, a menudo, no conocemos a tantas personas. Y es que estamos más centrados en nuestra compañera o compañero y nos perdemos lo que pueden llegar a ser interesantes conversaciones. Sin embargo, si vamos solos haremos grandes amistades y, de seguro, conoceremos mucho más acerca de cada uno de estos.

#2.Pasar más tiempo con los amigos

ir solo a una boda

Aunque ahora estés pensando que irás demasiado en pareja, a la larga te arrepentirás de no poder pasar más tiempo con tus amigos. Si es alguno de tus familiares quién va a una boda te sucederá algo parecido. Sin duda merece la pena que tengas esto en cuenta. Descubre todo esto y mucho más acerca de las posibilidades que tienes a tu alrededor.

#3.La envidiada o el envidiado secreto

ir solo a una boda

En el fondo todos quisieran estar en tu lugar. Muchos de tus amigos y la mayor parte de tus familiares ya tienen hijos y han de estar lidiando con ellos durante casi toda la ceremonia. Pero tú no. Tú estás ahí, tranquilamente tomando tu copa y hablando con unos y con otros. Si tienes menos de 40, seguramente terminarás por ser el treintañero molón con el que habla la “chavalería” de veinte años y, posiblemente, disfrutes mucho más.

#4.¿Conocer a alguien?

No debes subestimar el poder de las bodas. Actualmente, los enlaces de tus amigos no tienen nada que ver