Cómo organizar la boda perfecta II

Si en la anterior entrada hablábamos de los aspectos clave a tener en cuenta para que la organización de nuestra boda sea perfecta y lo más acorde a los deseos y las personalidades de los novios, en esta continuación nos centraremos en esos pequeños detalles capaces de convertir el día más importante de la vida de la pareja en un día inolvidable.

Para ello es importante, salvo que la idea de los novios sea apostar por un ambiente muy concreto en el que lleven pensando mucho tiempo, realizar una ceremonia y una celebración que resulte lo más natural posible. A diferencia de las bodas de otros tiempos, relajar las exigencias del protocolo habitual y flexibilizando la rigidez de los movimientos de los novios y los invitados en todo momento se conseguirá generar una atmósfera mucho más distendida y divertida.

Una vez escogido el lugar para la celebración es muy importante consultar algunos puntos como son la existencia de horas límites para la celebración, si existe algún tipo de exclusividad con proveedores como puede suceder con fotógrafos o música, así como si existe la posibilidad de ofrecer alternativas en el menú y si este está adaptado para según qué intolerancias o alergias.

Además, antes de firmar el contrato, habrá que revisar todas las restricciones, revisar los precios, el número de invitados y los menús, y también cuáles son las cláusulas por la modificación o cancelación de algún punto o de la totalidad del evento.

En cuanto al estilo, ya sea para el traje del novio, el vestido de la novia, o para optar por dotar de un diseño u otro al lugar donde celebraremos el enlace, es capital ser fiel al estilo de uno, independientemente de los convencionalismos. Aquello que te hace sentirte guapo o guapa y ese tipo de ambientes que te hacen sentir bien son los que debes escoger para el gran día de tu vida.

Otro de los detalles que cada vez viene siendo más recogido en los nuevos enlaces y que más gusta tanto a novios como invitados es la presencia de música en directo a lo largo de todo el día de la boda. Tanto durante la celebración del rito escogido, como a la llegada del banquete, en el momento cóctel y canapé, como finalmente en la fiesta posterior esta genera un ambiente propicio para disfrutar. No olvides proponer un repertorio personalizado y adecuado para cada instante a la banda.

Muchos wedding planners, u organizadores profesionales de boda, recomiendan también, y conjugándolo con la asistencia al gimnasio para ofrecer nuestro mejor cuerpo y mejor cara para el día ‘D’, asistir a clases de baile. Si el baile no es tu fuerte y quieres liberar tensión tanto durante la preparación como la celebración de la fiesta, este se antoja un plan interesante.

Por último, una vez está seleccionado el rito, el lugar del enlace, el del banquete y la fiesta, el vestido, los invitados, el menú y todos los extras de la boda, será el momento de repasar si todo esto encaja en nuestro presupuesto. Si es así, sólo queda disfrutar de un día inolvidable y de una boda perfecta.

Cómo organizar la boda perfecta

Tras el “sí quiero” comienza una etapa trepidante en la que los novios empiezan a preguntarse cómo conseguir organizar esa boda perfecta en la que tanto ellos, como sus familiares y el resto de invitados sientan que se trata del día más importante de sus vidas.

Decisiones como la de seleccionar el lugar donde formalizar su amor o el lugar donde se desea realizar la celebración tras la ceremonia, el estilo que se le quiere dar a la fiesta, la localización de esta, qué personas invitar, dónde colocar a los invitados, qué tipo de menú y todo tipo de pequeños detalles relacionados con el enlace son los quebraderos de cabeza que los protagonistas de la boda tratan de ir despejando en los meses previos al día en que formalizarán su amor.

Es por eso que, ante las múltiples dudas que asaltan a los novios en relación a la preparación y organización de las bodas, cada vez son más parejas las que deciden acudir a expertos en este tipo de celebraciones para que estos, dotando de la personalidad y la idea que tienen los protagonistas, consigan esa boda perfecta que todos desean.

Después de consultar a varios de los mejores especialistas de nuestro país, podemos empezar a detallar algunos secretos que nos ayuden a organizar una boda de ’10’.

El primer punto que toda pareja de novios debe preguntarse antes de empezar con todo lo que vendrá después es cómo quiere que sea su boda. Ajustar la ceremonia y la celebración a la personalidad de la pareja y sus gustos personales es el primer paso para conseguir organizar un día inolvidable.

Antes de entrar en otros detalles, una vez se tiene en mente dónde sellar el matrimonio y en qué tipo de entorno se quiere realizar el banquete es el momento de encuadrar nuestros deseos en el presupuesto inicial del que se dispone. A partir de ahí, se comenzará con el resto de puntos. Ni que decir tiene la importancia de elegir un traje que se ajuste a nuestros gustos, nuestro físico y, sobre todo, nuestra personalidad.

Ya con el presupuesto en la mano, a falta de que este pueda acabar variando en función de los regalos de los invitados y otras aportaciones, será el momento de centrarse en uno de los puntos fuertes de las bodas, la elección del menú. Según nuestro presupuesto podremos afrontar unas u otras opciones, teniendo en cuenta que hay que respetar otros aspectos de la boda que implicarán también otros gastos.

Uno de los puntos que acaban por diferenciar las buenas bodas de las que no lo son tanto es la gestión del tiempo que ese día se hace a través de un plan de ‘timming’ que impida que haya grandes retrasos, esperas o tiempos muertos, así como prisas innecesarias durante el día de la boda, tanto para los protagonistas como para los invitados.

La atmósfera es otro de los detalles capaz de generar un ambiente de lo más agradable que genere comentarios de sorpresa entre los invitados o suponer otros más fríos. La decoración de las fachadas, los interiores y los jardines; la organización de las mesas; los elementos que integren la zona de fiesta; el mobiliario; la decoración de las mesas y la vajilla o la iluminación deben ser acorde a la idea de celebración que tengamos preestablecida. La boda debe ser lo más parecida a los gustos de los protagonistas.

 

Tendencias para las bodas en 2016 II

Si hace poco les comentábamos algunas de las tendencias para las bodas que se presentan como más interesantes de cara a 2016, hoy les presentamos más novedades que pretenden revisar las viejas tradiciones y conseguir que tanto la ceremonia como la boda sean lo más divertida, elegante y personalizada posible.

La tecnología llega a las bodas. Más allá de las tradicionales sesiones de fotos de los novios previas al enlace, durante el mismo y más allá de la fiesta de celebración, así como de los photocall que se han venido instalando en los últimos años, lo que va a ser tendencia en 2016 parece mucho más innovador. Hablamos del uso de drones por parte de los servicios fotográficos. Cada vez son más los estudios que incorporan este servicio que permite tomar instantáneas completamente únicas.

Además de para las fotos, en algunas ceremonias realizadas al aire libre ha sido este dispositivo el que ha llevado las alianzas a los novios. Por último, las parejas más vanguardistas están optando también por incorporar una mini cámara en el ramo para captar otras perspectivas de la ceremonia. Ojo, que las decoraciones 3D para la tarta también son cada vez más recurridas.

Centros de mesa flotantes. Uno de los cambios más rompedores a nivel de diseño de las mesas en el banquete es el que sustituye los centros de las mesas tradicionales por centros suspendidos en el aire. Estos centros florales suspendidos que incorporan luces son toda una sorpresa para los invitados.

Decoración vintage e industrial. Uno de los tradicionales quebraderos de cabeza de los novios se da cuando deben elegir qué tipo de decoración o look le quieren dar al salón del banquete y de fiestas en el día de su boda. Las tendencias en este aspecto apuestan por dotar al salón de un look vintage o industrial, o ambos fusionados.

Novias sin traje de novia. Quizás sea la propuesta más arriesgada de todas, pero también más original. Muchas de las nuevas novias quieren romper con el cliché del traje de boda de toda la vida y apuestan por vestidos con pantalón, ¡y hasta con mono!. Se acabó pisar la cola del traje… y no saber qué hacer con un traje que podrás volverte a poner en más de una ocasión. ¿Te atreves?.

Corsés más visibles. Muchos de los diseñadores de vestidos de novia con más renombre en el mundo han vuelto a instaurar la moda de mezclar vestidos con transparencias y con corsés a la vista. La exposición de la lencería de la novia, aprovechando la vuelta de los encajes y las zonas descubiertas se presentan como otra de las novedades más atrevida… y arriesgada para las novias que andan buscando ese ‘vestido único’ sin perder de vista la moda.

Como ven, las ideas y los consejos de los especialistas en bodas, a nivel de moda, diseño de interiores, fotografía nupcial y todos los campos presentes en una celebración matrimonial son múltiples. Las tendencias en este sector son también imparables y la última palabra para seguirlas u omitirlas está en manos de los novios.